Limpieza criogénica en imprentas

LIMPIEZA CRIOGÉNICA

– La estrella de las aplicaciones de limpieza industriales
La limpieza criogénica es una forma eficaz y rentable para aumentar las capacidades y la calidad de producción.
¿Qué es la limpieza criogénica?

La limpieza criogénica es similar al chorro de arena, de líquido plástico o de sosa, métodos en los que se acelera un soporte en un flujo de aire presurizado y golpea una superficie para limpiarla o prepararla. Y hasta ahí llegan las similitudes.
En lugar de utilizar soportes abrasivos para amolar una superficie (y dañarla), la limpieza criogénica utiliza hielo seco suave, acelerado a velocidad supersónica y crea mini explosiones en la superficie para eliminar elementos no deseables del sustrato subyacente.

Captura de pantalla 2014-02-04 a las 21.31.36

La limpieza criogénica tiene ventajas únicas y superiores frente a los soportes de limpieza convencionales.
La limpieza criogénica:
• es un método de limpieza no abrasivo, no inflamable y no conductivo;
• respeta el medio ambiente y no contiene contaminantes secundarios, tales como disolventes y gravilla;
• es limpio y se puede utilizar en el sector alimentario;
• permite limpiar casi cualquier elemento en su sitio sin perder tiempo de desmontaje;
• se puede utilizar sin dañar las piezas eléctricas y mecánicas activas o sin provocar peligros de incendio;
• se puede utilizar para quitar residuos de producción, agentes de desmolde, contaminantes, pinturas, aceites y biofilms;
• puede ser tanto suave para limpiar el deterioro provocado por el humo de libros como agresivo para quitar la escoria de las herramientas;
• se puede utilizar para diferentes aplicaciones de limpieza general.
La limpieza criogénica utiliza el aire comprimido para acelerar el hielo seco en pelets de dióxido de carbono congelado (CO2) a alta velocidad. Se puede suministrar aire comprimido de 80 PSI/50 scfm en este proceso. El hielo seco en pelets se puede fabricar en la planta o adquirirlo. Los pelets están hechos de dióxido de carbono apto para el uso alimentario aprobado especialmente por la FDA, la EPA y la USDA.
El dióxido de carbono es un gas no tóxico y licuado, económico y se puede almacenar con facilidad en los lugares de trabajo.

¿Cómo limpia el proceso de limpieza que utiliza actualmente?

La limpieza criogénica es la mejor alternativa a la limpieza por chorro de arena, granalla, sosa o agua
Si experimenta tiempos de inactividad prolongados, altos costes producidos por el desecho de residuos secundarios o el costoso desgaste y las roturas del equipo, es el momento de evaluar su proceso de limpieza y compararlo con el proceso de limpieza criogénica.
Método de limpieza Residuos secundarios Conducción eléctrica Abrasivo Tóxico EficaciaVentaja limpieza criogénica Veal Alquileres

La limpieza criogénica es una alternativa a los métodos de limpieza y preparación de superficie convencionales, que tiene en cuenta el equipo, los trabajadores y el medio ambiente. Compare el proceso de limpieza que utiliza actualmente con el proceso de limpieza criogénica y compruebe cómo la limpieza criogénica puede aportar un valor añadido a su negocio mediante una productividad mejorada y una reducción de los residuos y de los costes.

10 motivos por los que elegir la limpieza criogénica:

1. Limpieza superior: menos ciclos de limpieza = menos tiempo de inactividad
2. Las máquinas se pueden limpiar en su sitio: la limpieza criogénica es un proceso seco que no requiere el desmontaje, por lo que se reduce el tiempo de inactividad
3. Limpieza más rápida: menos recursos = más tiempo de funcionamiento = más beneficios
4. No abrasivo, no inflamable y no conductivo: la limpieza criogénica no daña la mayoría de sustratos y se puede utilizar de forma segura en componentes eléctricos
5. No requiere la limpieza de residuos secundarios: esto no sólo ahorra trabajo y gastos de limpieza adicionales, sino que también las áreas de contención temporales se podrían reutilizar, lo que aportaría el ahorro de los costes adicionales
6. Se puede introducir en espacios estrechos en los que otros métodos no pueden
7. Respetuoso con el medio ambiente: satisface las directrices de la USDA, la FDA y la EPA
8. Seguridad para el operador: no está expuesto a productos químicos ni gravilla
9. Eficacia del operador: no exige un trabajo tan intensivo como los métodos de limpieza tradicionales
10. Es lo suficientemente limpio para el sector de la alimentación y potente(1)para todo lo demás

LIMPIEZA CRIOGÉNICA CONTRA LAS DEMÁS

Limpieza abrasiva
Este proceso da como resultado un nivel de limpieza y desigualdad similar al de la arena y es el método de limpieza más común. Al igual que los demás métodos de limpieza a chorro libre, la limpieza por chorro de arena crea polvo que se esconde y que suele ser tóxico. En cualquier caso, es una molestia, produce desorden y reduce de forma drástica la vida de las piezas en movimiento cercanas a causa del desgaste.
La limpieza criogénica utiliza hielo seco no abrasivo que no desgasta la superficie que se está limpiando y no crea residuos adicionales que se deban desechar. Además, podrá acercar el sistema de limpieza criogénica al equipo y limpiarlo en su sitio sin riesgo y sin tener que manipular materiales y, por tanto, consumir tiempo. La limpieza criogénica es la opción lógica cuando se precisa que la superficie quede igualada.
Limpieza por chorro de sosa
La limpieza por chorro de sosa suele ser un método de limpieza eficaz. Sin embargo, al ser un método a chorro libre, produce una gran cantidad de residuos secundarios. El tiempo de limpieza suele coincidir, o doblar, el tiempo necesario para retirar los residuos adicionales que crea la limpieza por chorro de sosa. De hecho, los residuos que deja la limpieza por chorro de sosa se pueden adherir a la madera y a los otros sustratos que acaba de limpiar.
La limpieza criogénica utiliza hielo seco no abrasivo que suele superar los elementos que no ha podido limpiar la sosa sin dejar residuos secundarios que se deban desechar. Además, está la cuestión de los efectos que puede tener la limpieza por chorro de sosa en cuanto a los niveles de PH de la suciedad con los que se entra en contacto tras el proceso. La criogénica no deja residuos secundarios, el tiempo total del proyecto y el desorden secundario se reducen de forma drástica.
Limpieza por chorro de agua a alta presión (o a muy alta presión)
Aunque se encuentra entre uno de los métodos de limpieza más rápidos, la limpieza por chorro de agua tiene aplicaciones limitadas. Por ejemplo, en las superficies de acero, no puede crear un perfil de superficie específico, que es un parámetro clave en el rendimiento de la pintura. Además, el uso de agua produce óxido, que hace que la aplicación de pintura y el recubrimiento sean más difíciles y arriesgados. Asimismo, al utilizar este método en los equipos de producción, incluidas las líneas de soldadura automáticas, prensas, motores y herramientas mecanizadas se pueden producir problemas eléctricos graves. Muchos clientes nos han confirmado que la limpieza por chorro de agua es el método más rápido para quemar un motor.
La limpieza criogénica se puede utilizar en una amplia gama de materiales, así como en equipos eléctricos y sus alrededores. Debido a que el hielo seco se evapora rápidamente, el equipo queda limpio y seco. Los flujos de residuos se minimizan y no se producen residuos adicionales, como agua, del proceso de limpieza.

Limpieza con disolventes
La mayoría de procesos de limpieza con disolventes implican el uso de sustancias dañinas para el medio ambiente y la seguridad de los trabajadores. Al utilizar disolventes para disolver materiales no deseados en las superficies, se requiere un nivelado o aclarado manual de las herramientas para quitar los materiales disueltos. Suele ser necesario desmontar los equipos o prepararlos antes de limpiar los disolventes para proteger las partes sensibles. La gestión y el desecho de los disolventes también son problemas costosos para las empresas.
La limpieza criogénica disuelve y limpia el material no deseado en un paso. Este proceso de limpieza puede limpiar de forma simultánea varios objetos con formas geométricas complejas y distintas, como el sumergimiento en disolventes. Además, los sistemas de limpieza criogénica proporcionan una limpieza de componentes, subconjuntos y máquinas completas segura, exhaustiva e in situ. El hielo seco se evapora al entrar en contacto con la superficie, por lo que se evita la creación de un flujo de residuos secundario que se debería limpiar.
Limpieza con herramientas eléctricas
La limpieza con herramientas eléctricas puede proporcionar una solución rápida para formas geométricas sencillas y planas, aunque también puede dañar o desgastar las superficies.
La limpieza criogénica aporta las ventajas de la limpieza con herramientas eléctricas sin un desgaste añadido de los costosos moldes y otras herramientas de producción. Esto, junto con un aumento en la velocidad de limpieza, es el motivo por el que este método está sustituyendo a la limpieza con herramientas eléctricas en este tipo de operaciones.
Limpieza con herramientas manuales
Las tareas rápidas y sencillas, que llevarían más tiempo de preparación en comparación con otros métodos más mecanizados, las realizan trabajadores que sólo limpian áreas concretas y utilizan herramientas manuales específicas, que pueden dañar el equipo.
La limpieza criogénica es la herramienta ideal para estos “trabajos sencillos”. Cuando los llevan a cabo trabajadores formados, utilizando las boquillas específicas y siguiendo ciertos parámetros, el proceso de limpieza se reduce entre 10 a 20 veces las horas de limpieza necesarias.
Limpieza por chorro de sosa
La limpieza por chorro de sosa suele ser un método de limpieza eficaz. Sin embargo, al ser un método a chorro libre, produce una gran cantidad de residuos secundarios. El tiempo de limpieza suele coincidir, o doblar, el tiempo necesario para retirar los residuos adicionales que crea la limpieza por chorro de sosa. De hecho, los residuos que deja la limpieza por chorro de sosa se pueden adherir a la madera y a los otros sustratos que acaba de limpiar.
La limpieza criogénica utiliza hielo seco no abrasivo que suele superar los elementos que no ha podido limpiar la sosa sin dejar residuos secundarios que se deban desechar. Además, está la cuestión de los efectos que puede tener la limpieza por chorro de sosa en cuanto a los niveles de PH de la suciedad con los que se entra en contacto tras el proceso. La criogénica no deja residuos secundarios, el tiempo total del proyecto y el desorden secundario se reducen de forma drástica.
Limpieza por chorro de agua a alta presión (o a muy alta presión)
Aunque se encuentra entre uno de los métodos de limpieza más rápidos, la limpieza por chorro de agua tiene aplicaciones limitadas. Por ejemplo, en las superficies de acero, no puede crear un perfil de superficie específico, que es un parámetro clave en el rendimiento de la pintura. Además, el uso de agua produce óxido, que hace que la aplicación de pintura y el recubrimiento sean más difíciles y arriesgados. Asimismo, al utilizar este método en los equipos de producción, incluidas las líneas de soldadura automáticas, prensas, motores y herramientas mecanizadas se pueden producir problemas eléctricos graves. Muchos clientes nos han confirmado que la limpieza por chorro de agua es el método más rápido para quemar un motor.
La limpieza criogénica se puede utilizar en una amplia gama de materiales, así como en equipos eléctricos y sus alrededores. Debido a que el hielo seco se evapora rápidamente, el equipo queda limpio y seco. Los flujos de residuos se minimizan y no se producen residuos adicionales, como agua, del proceso de limpieza.

Limpieza con disolventes
La mayoría de procesos de limpieza con disolventes implican el uso de sustancias dañinas para el medio ambiente y la seguridad de los trabajadores. Al utilizar disolventes para disolver materiales no deseados en las superficies, se requiere un nivelado o aclarado manual de las herramientas para quitar los materiales disueltos. Suele ser necesario desmontar los equipos o prepararlos antes de limpiar los disolventes para proteger las partes sensibles. La gestión y el desecho de los disolventes también son problemas costosos para las empresas.
La limpieza criogénica disuelve y limpia el material no deseado en un paso. Este proceso de limpieza puede limpiar de forma simultánea varios objetos con formas geométricas complejas y distintas, como el sumergimiento en disolventes. Además, los sistemas de limpieza criogénica proporcionan una limpieza de componentes, subconjuntos y máquinas completas segura, exhaustiva e in situ. El hielo seco se evapora al entrar en contacto con la superficie, por lo que se evita la creación de un flujo de residuos secundario que se debería limpiar.
Limpieza con herramientas eléctricas
La limpieza con herramientas eléctricas puede proporcionar una solución rápida para formas geométricas sencillas y planas, aunque también puede dañar o desgastar las superficies.
La limpieza criogénica aporta las ventajas de la limpieza con herramientas eléctricas sin un desgaste añadido de los costosos moldes y otras herramientas de producción. Esto, junto con un aumento en la velocidad de limpieza, es el motivo por el que este método está sustituyendo a la limpieza con herramientas eléctricas en este tipo de operaciones.
Limpieza con herramientas manuales
Las tareas rápidas y sencillas, que llevarían más tiempo de preparación en comparación con otros métodos más mecanizados, las realizan trabajadores que sólo limpian áreas concretas y utilizan herramientas manuales específicas, que pueden dañar el equipo.
La limpieza criogénica es la herramienta ideal para estos “trabajos sencillos”. Cuando los llevan a cabo trabajadores formados, utilizando las boquillas específicas y siguiendo ciertos parámetros, el proceso de limpieza se reduce entre 10 a 20 veces las horas de limpieza necesarias.